La cirugía oral y maxilofacial es una especialidad que se dedica al estudio, prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las enfermedades congénitas o adquiridas de toda la estructura facial. Los especialistas en cirugía maxilofacial tratan todas las tipologías de enfermedades posibles, desde la falta de hueso del maxilar o la mandíbula, hasta los problemas en las glándulas salivales o en la mucosa oral, patologías de la articulación temporomandibular, traumatismos faciales o tumores de cabeza y cuello.

Estas son algunos de los procedimientos de cirugía oral más comunes:

Extracciones dentales:
  • Una muela del juicio que provoca problemas.
  • Dientes imposibles de reparar tras haber sufrido una caries importante, una fractura de raíz o un traumatismo severo.
  • Dientes de leche que no han caído y pueden evitar la correcta erupción de los dientes permanentes.
  • Tratamientos ortodónticos que requieren la extracción de alguna pieza dental para obtener el espacio necesario y conseguir unos resultados óptimos.
Cirugía mandibular correctiva:
  • El dolor mandibular, los problemas de la articulación temporomandibular o una disfunción provocada por un traumatismo o deformación.
  • Traumatismo mayor o menor.
  • Maloclusión o mordida incorrecta.
  • Bruxismo o rechinamiento de los dientes.
  • Dificultades para masticar, comer, abrir y cerrar la boca o hablar.
  • Posición incorrecta de la mandíbula y una apariencia facial desproporcionada.
Implantes dentales:

Los implantes dentales son ya una opción común para reemplazar los dientes perdidos o proporcionar estabilidad a una dentadura nueva o antigua. El procedimiento puede cambiar dependiendo de la técnica utilizada por el cirujano. La mayoría de personas que reciben un implante, se recuperan en el mismo periodo de tiempo que las que reciben una extracción dental.

Detección y tratamiento de enfermedades:

Cuando existen algunos síntomas que indican la posibilidad de sufrir algún problema importante, puede ser necesario realizar un proceso de cirugía oral para detectar el problema. El procedimiento más común de entre estos es la biopsia que se realiza para detectar el cáncer oral.